Donald Trump y los chiquillos léperos.

Donald Trump, By Gage Skidmore from Peoria, AZ, United States of America
En mis artículos anteriores sobre Trump en este diario - ver nota 1 al pie - he dicho que el frente pro latino y antiTrump en EUA - activistas latinos, políticos, medios, etcétera - no cae en la cuenta de que sus técnicas de protesta contra Trump lo están insertando perfectamente bien en la lógica del racismo, de tal forma que está instalado como fuerza impulsora y replicante del mismo espíritu racista imperante en muchos norteamericanos. Así opera la lógica del racismo: toda protesta o rebelión de aquella que es considerada la antirrasa parásita del momento, en este caso los latinos ilegales, sólo ha de servir de combustible emocional para el espíritu racista. Al final, y por paradójico que parezca, va resultando que ese frente está colaborando muy eficazmente con las intenciones de Donald Trump de llegar a la presidencia de los EUA. Y este problema no es menor si recordamos que el norteamericano promedio tiende a presentar algún grado de racismo en sus conductas.  Y vaya como muestra de este problema lo siguiente.

Hace un par de días el movimiento en línea DeportRacism.com, que lucha contra el racismo anti latino en EUA, publicó en la red un vídeo donde un conjunto de niños norteamericanos de raíz mexicana aparecen expresando una serie de "críticas", reivindicaciones y sátiras contra Donald Trump. Y si entrecomillo lo de críticas es porque, más que críticas, se trató de una tormenta de diatribas muy impropias. Hay varios rasgos salientes, y a veces muy extraños, en ese vídeo de DeportRacism.com. Los mencionó a continuación.

En primer lugar, el mensaje de los niños, más que expresiones razonables y persuasivas, son diatribas muy sobrecargadas de palabras que conocemos como leperadas, maldiciones o groserías. En segundo lugar, nos deja una inmediata y muy clara percepción de lo muy mexicano: modos, presencia y fondos musicales. En tercer lugar, enfatiza mucho un sentido de propiedad de los niños con respecto a su país: EUA es mi casa. De todo esto lo único condenable, y que no es un problema menor, es el lenguaje muy lépero de los niños. Hay que decir que esto es siempre un signo de mala educación y mala disposición en la persona. Pero el lector irá entendiendo más adelante el por qué subrayo estos aspectos del vídeo.

En mi opinión, este documento audiovisual le deja al público norteamericano una percepción muy clara en los siguientes términos: los mexicanos son gente mal educada desde niños, con muy malos hábitos. Obviamente, el público norteamericano incluye en esta percepción a los mexicanos ilegales en EUA que, por lo demás, amenazan con querer asumir a ese país como su casa.

Bien, antes de seguir creo que es conveniente repasar algunas de las características de la más genuina tradición yanqui, que es el contexto donde se inserta este documento audiovisual y al que va deliberadamente apuntado. Como sabemos, el norteamericano promedio tiende a presentar algún grado de racismo, a concebir a su nación como dotada de la cualidad de la excepcionalidad, y a profesar un alto grado de adhesión a un nacionalismo que a veces adquiere tintes proféticos. Asimismo, sabemos que la enorme mayoría de norteamericanos pertenecen a religiones protestantes que promueven hábitos de vida muy puritanos o muy constreñidos a la más rigurosa moralidad cristiana. Y olvídese el lector de si son hipócritas o no en este puritanismo. Lo que importa a nuestros efectos es el hecho de que juzgan las cosas de la conducta humana desde ese campo de normas. En suma, se puede decir que el norteamericano promedio tiende a ser un individuo racista, nacionalista, y que profesa una moralidad puritana.

Sentado lo anterior, supongo que al lector ya le queda claro que este documento audiovisual sólo está consiguiendo reforzar las aspiraciones de Donald Trump a la presidencia de EUA. De entrada, está corroborando las afirmaciones racistas de Donald Trump. Luego, para el norteamericano racista esto constituye una prueba adicional, con el agravante de la confesión de parte, de nuestro carácter de antirraza latina que debe ser expulsada del país porque posee una cultura decadente y nociva para la raza yanqui. De paso, si a la parte racista del yanqui promedio le faltan razones para corroborarnos como antirraza, viene en su auxilio la parte puritana con la vista puesta en la prueba ad oculos de unos niños mexicanos bastante léperos. Y como todo esto abona con validez objetiva al discurso racista de Trump en la percepción de los norteamericanos, es previsible entonces que termine reforzando y multiplicando la adhesión de los electores hacia este aspirante.

Pero los paradójicos efectos en favor de Trump pueden ser más grandes de lo que suponemos. Para esto me basta recordar algo que dije en el anterior artículo. En una sociedad con un arraigado y fuerte sentido aristocrático y racista, como es el caso de EUA, ni los ciudadanos más razonables o libres de prejuicios aprobarán que los individuos de la que es considerada como la plebe o la antirraza, critiquen o agredan a un ciudadano ordinario o a los miembros más notables de su aristocracia, y así la razón les asista en su crítica o agresión. Aquí los "valores" aristocráticos o racistas siempre preceden a la verdad en el plano de esa mentalidad. Y no debe movernos a escándalo cuando hablamos de plebe o antirraza, porque lo cierto es que el norteamericano promedio así concibe a los latinos inmigrantes.

En suma, si el movimiento en línea DeportRacism.com pretendía dejar mal parado a Donald Trump con su tonto documento audiovisual, lo único que está logrando es instalar a este hombre en la percepción del norteamericano promedio como un político acertado, exacto, consecuente y veraz. Y ya solo con eso Trump ha sido bastante potenciado en sus móviles políticos.

Lo más lamentable es que dicho documento audiovisual de DeportRacism.com está arrojando una idea falsa, bastante deformada y muy deplorable de los niños mexicanos. El niño mexicano promedio no es expresivamente tal como lo pintan ahí: lépero hasta decir ya no. Estos señores, o no conocen México pese a ser mexicanos, o están deformando a nuestra cultura deliberadamente. 

Debo decir que, a veces, tengo dudas sobre muchas acciones del frente pro latino. Es que me resisto a creer que este frente sea tan torpe como para no darse cuenta de que sus técnicas de acción están yendo contra sus propios fines y colaborando con Donald Trump. A veces también me resisto a creer que el diseño y ejecución de la estrategia de Donald Trump haya sido tan inteligente y eficaz como para meter a ese frente pro latino en una telaraña que lo ha condenado a quedar más atrapado en el error cada vez que se mueve contra Trump. Para ser sincero, a veces este tipo de sucesos tontos, como el documento audiovisual del movimiento en línea DeportRacism.com, me dejan la sospecha de ser acciones apuntadas en favor de Donald Trump de manera deliberada, aunque camufladas de ataques.

Y eso es todo.


Puede leer este artículo también en el diario digital mexicano SDP, donde regularmente publico los trabajos o artículos que usted ve en el acervo de este blog

También le doy enlace a mi página de Facebook:

Comentarios