Cuarón y las 10 preguntas de Sergio Sarmiento.

Muy estimado y fino Sergio Sarmiento:

Antes que nada, no te sientas mal por aquello de que no te pelan con tus cartas. No eres el único, mi hermano. A mí tampoco me pelan con mis cartas, ni EPN ni el juez auxiliar, y ni mi ex vieja, y no sé si porque no quieran, justo es decirlo. Lo que sé es que nunca les he mandado una maldita carta en mi vida porque supongo que no me responderán y mejor me evito la verguenza. Se siente muy gacho que no nos pelen. Y te voy a decir el porqué de eso que no nos pelan, Sergio: Los políticos nos han expropiado la autonomía política. Sí, como lo oyes: Ni tú ni yo tenemos derecho a un diálogo directo con los gobernantes por eso, porque han privatizado la política para ellos. Y así mismo le hicieron con las reformas famosas de EPN: Se fueron hecho madre y sin tocar la baranda de nuestro parecer diciendo que no tiene caso consultarnos porque somos unos tarugos. Pero además quiero decirte una cosa, mi Sergio: Si nos pelaran, ¿para qué diablos escribirles? Total, no resuelven una jodida. Pero bueno, ya no doy más rodeos porque resulta que yo te mando esta carta, no para consolarte, que para eso tendrás quién lo haga, sino con motivo de tu carta pública a Cuarón. Pero no te la mando para también hacerte preguntas porque no te quiero emproblemar y no me quiero sumar a esta cadena de preguntas por doquier que ya es un preguntadero de los mil demonios que no tiene para cuándo acabar, sino para regalarte 10 argumentos contra las preguntas que tú haces a Cuarón.

Por cierto, no esperes que Cuarón te dé respuestas a las preguntas que le enviaste porque seguramente no las tiene. Es más, no las tengo ni yo, ni EPN ni Videgaray, y ni Jesucristo vencedor. Pero esto no es culpa de Cuarón, sino tuya, porque estás confundido por completo. A saber, Cuarón jamás defendió el statu quo del presente, sino que sometió a crítica a la reforma energética de EPN, que es otro asunto. Y siendo así, ¿cómo deseas, ingrato, que Cuarón tenga respuestas a situaciones que no se ha planteado? Para criticar a Cuarón, sé razonable y haz una crítica de su crítica.    

Como sé que tu carta es una ironía a Cuarón, dirijo mis argumentos a tus creencias y presunciones implícitas, porque de eso se trata la ironía. Pero la neta, antes de criticarte duro y macizo quiero hacerte una aclaración a manera de exordio que te servirá para entender mis criticadas. Ahí te voy, hermano.

Los economistas, Sergio, incluido Videgaray y demás "tecnócratas" del régimen, tienen un grave problema llamado: dogmatismo. Este problema deriva de su apego a una teoría economicista, una doctrina con ideas y supuestos abstractos que se alejan de la realidad del mundo, que luego ya no refleja al mundo - recuerdo aquí las palabras de V. Pareto  -, y no así en reglas o leyes derivadas por inducción desde los fenómenos económicos corrientes. Ese dogmatismo los lleva a tener una visión idealizada y errónea de la economía del mundo real, y luego a fallar reiteradamente en sus descripciones, diagnósticos y predicciones. Esto significa que, tradicionalmente, los economistas se han mostrado incapaces de describir y prever los fenómenos económicos concretos. El problema no es nuevo, es de vieja data. Se puede decir, incluso, que Malthus fue el último economista que acertó en sus afirmaciones. Pero sucede que esto ocurrió ¡ en 1798 ! Crea fama...y por eso los economistas son tenidos por los hombres ordinarios como protocientíficos y pésimos predictores. El asunto es muy grave, no creas que es menor. Solo toma en cuenta que uno de los criterios de verdad de la ciencia moderna es precisamente la previsibilidad, que es la némesis de los economistas. Y para que esto quede bien claro en su fondo de verdad, y para aclarar la causa del problema, te recuerdo lo que dijo el economista crítico Keynes en torno a las causas de esa pobreza de previsibilidad en los economistas: "Aunque la doctrina - económica - ha permanecido al margen de toda duda para los economistas ortodoxos, su completo fracaso en lo que atañe a la predicción científica - los resultados de su teoría no concuerdan con los hechos observados - ha dañado su prestigio...Puede suceder muy bien que la teoría represente el camino que nuestra economía debería seguir; pero suponer que en realidad lo hace así es eliminar graciosamente - tramposamente - nuestras dificultades."

Esto sucede con los economistas modernos, incluidos Viedgaray y demás tecnócratas del régimen, y contigo mismo. Y eso sucede porque se ciñen al libro de texto, al dogma economicista, y luego empiezan a afirmar cosas que son correctas según el dogma, pero que están diametralmente encontradas con la realidad indicada por la experiencia acumulada. Es así que incurren en el error señalado por Keynes: Terminan eliminando tramposamente nuestros problemas económicos reales con tal de hacer valer sus dogmas con la fe animal de Santayana; fe que no es sino quitar y poner la realidad al antojo de sus emociones. Aunque podría pensarse que tú tienes alguna dispensa porque no eres economista, según sé, lo cierto es que no se justifica que te dejes seducir por ese dogmatismo por cuanto eres hombre educado en alguna ciencia y es tu obligación ser exacto en la medida en que la materia lo permita. Pero bueno, paso ahora a demostrarte ya tus errores.   

Tu pregunta 1 a Cuarón:  ¿Cuándo bajarán los precios del gas, gasolina, combustóleo y energía eléctrica si se mantiene el actual sistema de monopolios? ¿Qué otros beneficios tangibles se esperan de mantener los monopolios? ¿Cuál es el cronograma para obtener estos beneficios?

En tu ironía, voy por tus creencias y presunciones implícitas. La primera es la siguiente: Te ciñes al texto para asumir que, si PEMEX es un monopolio, jamás podrá establecer condiciones competitivas en el mercado, lo cual luego impacta negativamente en el bienestar de los consumidores. En el texto esto es cierto porque sabemos que un monopolio restringe oferta para establecer precios de monopolio y alcanzar ganancias extraordinarias. Sin embargo, debes enterarte que esto no es necesariamente así por cuanto el gobierno puede administrar a PEMEX para que establezca precios competitivos a los mexicanos por lo menos. Pero a pesar de esta señal de realismo que te ofrezco, doy tu afirmación implícita como válida para plantearte lo siguiente. Me conviene que sigas en el dogma.

Supongamos que así sea, que PEMEX es una empresa que genera ganancias extraordinarias de monopolio. ¿Qué hay de malo con eso? Y te pregunto esto porque se te olvida un dato del mundo real: PEMEX es un monopolio propiedad de todos los mexicanos, lo cual implica que, descontada la rapiña de los políticos, esas ganancias extraordinarias del monopolio van en beneficio de todos los mexicanos. Creo que no necesito hablarte sobre los extraordinarios beneficios tangibles - dinero muy crecido o su equivalente en bienes y servicios en favor de los mexicanos - que siempre vendrán de sostener ese monopolio de propiedad colectiva. Considera, además, que podemos hacer que ese monopolio funcione muy bien en nuestro provecho si seguimos la siguiente estrategia de discriminación de precios en el juego: Imponer precios de monopolio a los extranjeros y precios competitivos a los mexicanos. Y te aclaro que todo esto no es teoría pura, es economía del mundo real. Sin embargo, resulta que tú deseas que el monopolio de los energéticos, con sus ganancias extraordinarias, pase de ser propiedad de los mexicanos a ser propiedad de las trasnacionales. Así, y antes de pasar a lo que sigue, te pregunto: ¿Por qué te molesta tanto que los mexicanos tengan acceso a esas ganancias extraordinarias a través de su monopolio colectivo del petróleo? ¿Es tan grande tu aversión a la idea de que los mexicanos se beneficien con las ganancias extraordinarias de PEMEX al grado de querer dárselo a los extranjeros?

Ahora bien, se entiende que de manera implícita asumes, y otra vez ceñido al texto, que la entrada de las trasnacionales al sector sí traerán competencia al mismo con todos sus supuestos beneficios añadidos para los consumidores, especialmente en la forma de precios reales más bajos. Sin embargo, solo tú y los priistas se atreven a incurrir en la temeridad de afirmar eso con toda certeza, tal como si fuera a suceder así necesariamente; y hacen eso porque incurren en el error señalado por Keynes: Se ciñen ciegamente a las prescripciones y presunciones del libro de texto de microeconomía. Error. Y te adelanto algunas cuotas de realismo para mostrarte tu error. 

Las trasnacionales del petróleo existen en mercados con estructuras oligopólicas. Estas estructuras son muy propicias a los acuerdos entre empresas para el establecimiento de cuotas de mercado y precios de monopolio, lo cual reporta los efectos negativos sobre el consumidor de los cuales te quejas casi hasta el llanto en tus preguntas a Cuarón. Por si fuera poco, recuerda dos cosas: Que tú no puedes adelantar vísperas sobre la calidad moral de las trasnacionales en esto, y que la experiencia acumulada en torno a la conducta de estas empresas habla, no de espíritu ético y competitivo, sino de conspiración contra los consumidores y de total bandidaje sobre las naciones productoras que les abren las puertas. Así las cosas, Sergio, y en el ánimo de ser razonables, lo más cuerdo en esto es afirmar las cosas como siguen: Es mucho más verosímil que las trasnacionales conspiren contra los consumidores mexicanos a que nos regalen un ambiente de competencia. Digo, si es que tú no quieres mostrarte como un necio dogmático que argumenta contra la experiencia. Pero para no enredarnos mucho en esto, te recomiendo leas dos artículos que escribí en este diario recientemente en torno a este tema en el contexto de las preguntas de Cuarón a EPN. Te dejo los enlaces al pie de este documento por si te sirven (Ver enlaces 1, 2 y 3 al pie de página )

Tu pregunta 2 a Cuarón: ¿Qué afectaciones específicas habrá en el medio ambiente si se mantienen los monopolios? ¿Qué medidas se tomarán para protegerlo y quién asumirá la responsabilidad en el caso de derrames o desastres como los que ha tenido ya el monopolio petrolero?

Sigo con tus argumentos implícitos, tus dogmas. Te garantizo que las empresas privadas son tan predadoras del medio ambiente como las empresas estatales. Si tienes dudas sobre la condición predadora de las trasnacionales en esta parcela, te sugiero que des un repaso a la historia reciente en este asunto, especialmente en Sudamérica. De cierto que ahí encontrarás a unas trasnacionales destructoras del medio ambiente y acumulando montañas de demandas en tribunales por tal situación. El caso de Repsol es emblemático. Todo esto nos demuestra lo siguiente, Sergio: El respeto al medio ambiente es una cuestión que apunta a la razón y sus máximas de moral en los hombres, situación que está completamente desconectada del rol social de las personas. Digo, a menos que tú estés dispuesto a cambiar la ética con una novedosa doctrina cuyos principios radiquen en el tipo de propiedad empresarial, como podrían ser los siguientes: Los gestores de empresas privadas son buenos, y los gestores de empresas estatales son malos. ¿Te atreverías  a semejante desmesura con tal de justificar la entrada de las trasnacionales a PEMEX desde la parcela medioambiental?

Como doy por demostrada tu absurdidad en este punto, el resto de la pregunta lo doy por muerto. Sigo.
Tu pregunta 3 a Cuarón: Los hidrocarburos son recursos no renovables y su impacto en el medio ambiente es enorme. ¿Existen planes sobre qué hacer si se sigue limitando legalmente la posibilidad de inversión de empresas privadas especializadas en el desarrollo de tecnologías e infraestructuras de energía alternativa en nuestro país?

Me resulta absurda tu preocupación por el agotamiento de los hidrocarburos. Eres absurdo en esto porque apoyas precisamente la reforma energética de EPN siendo que ésta promueve una política volumétrica - intensificar la extracción o la oferta - en el momento en que México, habiendo pasado su pico de Hubbert o de máxima producción de convencional en 2004, va en pleno declive y hacia el agotamiento económico y a tasa exponencial. ¿Estás enterado de que esta política volumétrica solo adelantará de manera muy irresponsable el agotamiento económico del recurso convencional? ¿Sabes lo que sucederá una vez que agotemos ese convencional por el frenesí de extracción y pasemos a explotar no convencionales cuyo costo es muy alto en comparación  al convencional?...Los precios de combustibles se dispararán por las nubes. Y al suceder esto, ¿dónde habrá quedado tu anunciado decremento en precios por la reforma energética?

Me resulta absurda también tu preocupación por el medio ambiente. Eres absurdo en esto porque apoyas precisamente la reforma energética de EPN siendo que ésta promueve el fracking, una antigua técnica de extracción - no tiene nada de nuevo - que genera impactos letales e irreversibles en el medio ambiente y sobre todo en el recurso agua para consumo humano. Te sugiero que consultes la noticia de la oposición de Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, a este tipo de explotación en esa ciudad. Te adelanto que la prohibición al fracking de Bill se funda precisamente en la falta de garantías en torno a que esa técnica no contamina con agentes letales los mantos acuíferos y de manera irreversible. Si tú no crees que los neoyorquinos son estúpidos, luego te pregunto: ¿cómo explicas la complacencia de EPN y la tuya en este asunto pese a los riegos implicados al medio ambiente y a la salud humana? ¿Dónde diablos está tu preocupación por el medio ambiente?

Por lo demás, te informo que, hasta el momento, la ciencia no ha podido descubrir o diseñar un combustible comercial que tenga las mismas cualidades energéticas del petróleo. Así que todo lo que haga la reforma energética de EPN en este apartado de energías alternativas, y que te aseguro son choros publicitarios, son esfuerzos inocuos porque no resuelven el problema real, que es el señalado antes. Te recuerdo que la economía global depende en un 70 % del crudo y sus derivados, y el transporte en un 90 %. El gas y las energías alternativas solo son marginales en este contexto, no resuelven el problema central. Así que si te preocupa realmente el agotamiento del petróleo, lo que deberías hacer es oponerte a la reforma energética de EPN en virtud de que su política volumétrica solo adelantará el agotamiento del recurso convencional, lo cual nos pone en el umbral de un colapso energético-económico de proporciones épicas.

Como tus preguntas 4, 5, 6, 7, 9 y 10 tratan prácticamente sobre lo mismo, las trabajo agregadas para abreviar. En esas preguntas básicamente nos dices lo siguiente de manera implícita.

En el actual sistema de cosas es prácticamente imposible esperar que la eficiencia y la honestidad lleguen a PEMEX. Reconoces que nuestra clase política - políticos, jueces y líderes sindicales - posee un espíritu corrompido y que nuestro orden legal es muy falible y a veces inexistente. Es claro que, para ti, esos dos factores son los que propician el deplorable estado de las cosas en PEMEX por lo menos, y que es caracterizado por: Saqueo, corrupción sindical, burocratismo e ineficiencia.

Antes que nada, debo decirte que de nada sirve que los legisladores emitan nuevas y muy perfectas leyes por doquier en sus reformas si no se resuelve antes el problema esencial: El espíritu corrupto de esa clase política. Esto, por cuanto es ese espíritu el que hace falible al orden legal mismo con independencia de su nivel de sofisticación. Sin embargo, y contra esto que es de sentido común, tú cometes el error de creer que las malas consecuencias de la existencia de esa cleptocracia se resuelve con la privatización de PEMEX, que es una variable que no tiene conexión alguna con la causa principal de este grave problema: El espíritu corrupto de la clase política.

Ahora bien, si nuestro orden legal será falible mientras exista esa clase política corrupta, ¿cómo garantizas tú que las trasnacionales no conspirarán contra los consumidores mexicanos y no saquearán al país? Y te advierto que aquí no puedes acudir al prejuicio que mencioné arriba: No puedes asegurar ante factum que las trasnacionales son santonas y de espíritu democrático y que necesariamente actuarán conforme a derecho pese a que sean solicitadas a la corrupción por esa clase política corrupta. Añade a esto dos verdades de hecho: que las trasnacionales, por sí solas, tienen pasión por el saqueo y la conspiración, y que tienen un poder político y financiero que supera en mucho el poder de nuestra cleptocracia mexicana y que les hace posible incluso dar órdenes estrictas en la Casa Blanca.

Pero tu absurda pretensión de arreglar un problema - la corrupta clase política mexicana - con un instrumento incorrecto - la privatización de PEMEX -, resulta doblemente absurda por lo siguiente.

Si tú aceptas que el PRI de EPN es un nuevo PRI, tendrás que estar de acuerdo en que los priistas, al menos en su grueso, ya son honestos y muy eficaces en la política. Si esto es cierto, Sergio, entonces ya tenemos la solución en las manos para meter al orden legal y eficiente a PEMEX sin necesidad de privatizarla: Que el nuevo PRI de EPN se haga realidad en esa empresa del Estado. Pero si tú afirmas que eso no es posible, y que por ello es necesario privatizar, luego estás quitando verdad al mito del nuevo PRI de EPN. Y aquí ya estás en un serio dilema: ¿Hay o no hay un nuevo PRI? 

Tu pregunta 8 a Cuarón: Si Pemex aportó durante 70 años más de la mitad del presupuesto federal (por lo que sirvió de pretexto para no realizar una verdadera reforma fiscal), ahora que se propone que el único cambio en el sistema de monopolios sea que Hacienda deje de saquear a Pemex, ¿cómo se cubrirá dicho presupuesto?

Es muy fácil esto: Con una reforma fiscal que imponga cargas fiscales según capacidad de los ciudadanos y cuyo monto agregado calculado sea suficiente para cubrir ese déficit. Te advierto de paso que la reforma fiscal de EPN no funciona para esto porque está demostrado ya que la supuesta mayor carga fiscal al capital privado está siendo transferida a los consumidores vía precios incrementados, tal como lo anuncié en varios artículos hace meses en este diario antes de que fuera aprobada dicha reforma. Para evitar esto, Sergio, es preciso hacer lo que decía ahí, en esos apuntes: Que el régimen haga un pacto con los empresarios para que éstos internalicen los impuestos incrementados como costos y no incurran en el fraude a la nación con sus estrategias de externalizar los impuestos vía precios. Y por supuesto que este pacto es posible si hay un nuevo PRI. Pero si no hay un nuevo PRI, no se puede. ¿Son o no son?

Para cerrar, llevo las cosas al escenario que te gusta, que es el que prefiguras en tus preguntas a Cuarón. Supón, pues, que ya está la reforma energética en marcha e imagina el siguiente escenario: Las trasnacionales, con toda su carga de depredación y conspiración, ya son dueñas de PEMEX - o de su renta monopólica, como quieras definirlo -, la cleptocracia está boyante en sus negocios y cabildeos en PEMEX y, por ello, el orden legal sigue siendo muy falible. ¿Ya le mediste el agua a estos camotes? Si eres razonable, tendrás que conceder que tú y EPN nos habrán puesto a todos los mexicanos sobre un barril de pólvora. Y con esto me queda claro que tú no nos quieres, Sergio. De otro modo no clamarías al cielo por la entrega de PEMEX a las trasnacionales y a EUA...¿Sabes? Me duele tanto esto, que estoy a punto de llorar, hermano. Me siento traicionado por ti.

Como sea, te agradezco la atención a mi carta, Sergio. Quedo en espera de tu respuesta en la certeza de que no me acompañan más mexicanos que yo. En el momento en que escribo esto, volteo a todos lados por mi lugar y no veo a nadie más que yo. Pero te confieso que no me importa estar solo en esto por cuanto lo único que me importa es mantenerme razonable, consecuente. Y por cierto: Si no me respondes mi carta, ni te preocupes: La verdad, me vale. 

Siempre tuyo y muchas gracias.

Ah, perdón, se me olvidaba, Sergio. Me gustaría debatir contigo estos y otros temas en alguna de las más importantes cadenas de televisión del país. No soy remilgoso, así que accedo a la que tú elijas...pero eso sí: Que sea en horario estelar, si me haces favor. Y si se hace el tiro, nomás no invites a los de Tercer Legrado porque me caen muy gordos por mentirosos...especialmente el Ciro, el chaparrito que cometió el mismo error como cien veces seguidas con sus encuestas...Vaya fraude impune a la nación...Increíble, ¿no te parece?

Buen día.




Puede leer este artículo también en el diario digital mexicano SDP, donde regularmente publico los trabajos o artículos que usted ve en el acervo de este blog

También le doy enlace a mi página de Facebook:

Comentarios