Josefina Vázquez Mota y su Odisea Burbujas.

Ya vimos en otros apuntes cómo fue que Josefina metió el choclo en el episodio de su Odisea Burbujas llamado ITAM; lugar donde pretendió fabricar burbujas y más burbujas en la mente de los efebos. Y ahora le voy a regalar un bosquejo retórico de un nuevo episodio de esa odisea chepineana llamada Convención Nacional de Industriales de la CANACINTRA.

Le sugiero al lector que, en cada caso, vea la enorme similitud de espíritu entre las expresiones de Josefina y la frase publicitaria de la South Sea Company: “Una compañía diseñada para llevar a cabo una empresa muy ventajosa, pero nadie sabe cual“. En ambos casos se trata de lo mismo: intenciones de despertar la codicia y la fantasía en los incautos en turno.
Dice Josefina: "Es el momento de una nueva política industrial y no puedo hacer propuestas porque la ley electoral no me lo permite…”
La verdad: No tiene propuestas novedosas. Ella proviene de un sistema corrompido que la tiene absolutamente condicionada en sus posibilidades reales.
Dice Josefina:  “Me imagino cómo podemos volver a crecer".
La verdad: No tiene ni idea de cómo crecer. Sin embargo, ofrece eso porque es miel para los industriales. Pero además de que crecer es fácil, el problema de la nación es la justicia social y económica.
Dice Josefina: “Imagino a un México donde alguien no puede golpear a otro aprovechando una situación económica”.
La verdad: Debe renunciar a sus aspiraciones por simple congruencia. Ella representa a un orden de cosas que ha hecho de la expoliación económica su divisa.
Dice Josefina: “Imagino a un México donde los políticos que se coluden con el crimen organizado tengan una cadena perpetua porque traicionaron a las familias que les dieron un voto en las urnas."
La verdad: ¿Qué espera para pedir pública y airadamente cadena perpetua a los integrantes del régimen del que ella misma ha formado parte activa?
Dice Josefina: "No daremos tregua porque no podemos rendir al Estado Mexicano."
La verdad: Que no se apure por ese punto en la agenda. El Estado ya se rindió hace años.
Dice Josefina: “Me imagino a un México donde volvamos a fortalecer la comisión intersectorial para evitar la economía informal."
La verdad: Aunque sabemos que sus palabras son señuelos para los incautos, digamos a esta mujer que ni se le ocurra hacer esto. Ese día que lo haga – algo imposible en la realidad -, ella misma agota las posibilidades expoliadoras de sus mecenas: los oligarcas. La verdad es que economía informal y esclavitud muda en los EUA han sido las dos llaves de escape de las tensiones sociales en México. Sin esas dos vías de escape, México ya hubiera presenciado una revolución violenta protagonizada por los más de cincuenta millones de miserables.
Dice Josefina: “Además…se debe aprovechar la experiencia de la brasileña Petrobras”.
La verdad: Cierto, PETROBRAS es un jugoso negocio con amplias perdidas documentadas.
Dice Josefina que hay que ahondar en las reformas estructurales, como la laboral, la hacendaria, la educativa y la energética, que permitan la consolidación del programa neoliberal. Y esto, “Porque pensar en un México sin reformas sería pensar en un México con mediocridad."
La verdad: Es decir, seremos muy eficientes cuando logremos la completa devastación del Estado de bienestar y el hundimiento en la miseria, no de la despreciable suma de cincuenta millones de mexicanos, ¡sino de todos!
Jejejejejejejejeje.
¿Qué sucederá en este nuevo episodio de Odisea Burbujas? ¿Es posible que los industriales de la CANACINTRA le crean a Josefina? Bueno, no hay que ser tan optimistas. Si el propio Newton cayó en el garlito, ¿por qué no entraría a saco un humilde industrial?

Buen día

Comentarios