Castañeda, Silva Herzog y Sheridan: Los tres sabios contra AMLO.

Nota aclaratoria: Me refiero a los tres intelectuales como “sabios” por facilidad de escritura. El lector comprenderá que es difícil y monótono estar citando los nombres de cada uno de ellos a cada paso en el apunte. Tampoco crea el lector que con esto pretendo hacer alusión irónica a los tres reyes magos y sabios de la tradición cristiana. Nada de eso. 


Es cosa habitual en algunos “intelectuales” mexicanos el argumentar descontextualizando y manejando una casuística extraña para “cuestionar” a ciertos líderes políticos por motivos misteriosos - ¿incomodidad? -. Hoy me refiero en específico a las opiniones que han vertido Jorge Castañeda, Jesús Silva Herzog y Guillermo Sheridan, en torno a las condolencias del PT por el fallecimiento del presidente de Corea del Norte, Kim Jong, tratando, por supuesto, de lanzarlas contra AMLO con un aire artificial de inocencia. Por supuesto que, para el lector perspicaz, estas argumentaciones sofisticas no tienen un legítimo interés democrático, sino que se mueven con el deseo de meter a AMLO en un asunto polémico en la opinión pública, y así buscarle a éste un asiento en el raudo carro del desprestigio de Peña Nieto. 
Pero analicemos las sofisterías de estos tres sabios mexicanos paso por paso para así disipar las nubes acres que han pretendido arrojar en el camino de la razón. Para esto, parto del supuesto sólido, inapelable, de que los tres sabios no son lentitos en eso del entendimiento. Probablemente sufrirán lapsus cuando deslizan sus sofismas; pero eso es otra cosa. Y me veo forzado a suponer eso porque sé que tuvieron oportunidad de estudiar y de ejercitar el músculo de la razón.    
Aclaro también que soy un ciudadano común y corriente, y que mis consideraciones en torno a AMLO giran en el eje de gravedad de mi mundo de civil ordinario y de escasas luces. Así, veo a AMLO desde mi perspectiva de ciudadano lego, relativamente ignorante, y no como miembro de algún partido político, porque no lo soy, pero tampoco como intelectual apologista del Gran Parásito – el neoliberalismo -. Así que, si bien es cierto que no soy un sabio, sí que me gusta atenerme a la verdad. 
PT, PRD, Convergencia y AMLO:
Me parece que la tentativa de los tres sabios para ligar ideológicamente a AMLO con Kim Jong está fundada en un análisis espurio de la realidad política en la que se desenvuelve AMLO. 
Extrañamente, a estos tres sabios les pasa por alto que AMLO es fundamentalmente un líder social con una virtual orfandad de partido político. Olvidan que esa orfandad partidista de AMLO es, en gran parte, resultado directo de la sistemática campaña de sabotaje que el actual régimen panista emprendió desde sus inicios sobre el PRD – partido de origen de AMLO – a través de una burocracia partidista muy inclinada a las componendas y al chambismo, que es bien conocida por todos a través de sus integrantes principales. Y desde luego que esta campaña de sabotaje fue bastante exitosa porque seguramente supo trabajar por el conducto más poderoso, el que nos mueve a todos en el día a día, y prácticamente convirtió al PRD en un montón de escombros inservibles
Los tres sabios olvidan también que, a la larga, la naturaleza de AMLO – un líder social auténtico, ético - terminó por imponer el reinado de la realidad en esa esfera. Esa realidad nos habla de un AMLO que ha resultado infinitamente más importante que el PRD en la mente del ciudadano que busca un cambio para la nación. A decir verdad, para el ciudadano que quiere ese cambio, el PRD no existe para efectos prácticos. Y si el PRD se ha mantenido hasta ahora al lado de AMLO es solamente porque este partido terminó enfrentando las amargas consecuencias del mercadeo político: al final, cuando las coyunturas favorables cesan y tu mercancía política disipa sus atractivos para el consumidor, se acaba el negocio, estás fuera, nadie quiere tu mercancía. Por eso el PRD se aferra hoy en día a AMLO, y no éste al partido.
Si los tres sabios saben atenerse a la realidad – y para esto no se necesita estudiar en Harvard - pueden también dar cuenta inmediata de que PT y Convergencia han representado para AMLO, el líder social, una suerte de plan alternativo o de emergencia para el cubrimiento del trámite legal hacia la presidencia durante todo ese proceso de sabotaje despiadado sobre el PRD. Solo bajo riesgo inminente de ser condenado a la ingenuidad y a la locura se puede afirmar que esos dos partidos podrían acercar algún potencial electoral respetable a AMLO. Y no es que con esto pretenda restar importancia a esos dos partidos. No, se trata simplemente de consecuencia con la realidad. Y vaya que maravilloso servicio le prestan los dos partidos a la nación con esa disposición. 
Pero por supuesto que los tres sabios deben saber también que esto del apoyo a AMLO por parte de los tres partidos no les resta autonomía. Esta alianza no los congela en sus cosechas y visiones políticas históricas, por más modestas que sean. El PT podrá seguir apoyando a Kim Jong, a Mao, a Juan Polainas y a Petra la del estanquillo, si así le place; el PRD podrá seguir teniendo romances ocasionales con el PRI y el PAN para dejarse agarrar la pierna; y Convergencia podrá seguir lanzando panegíricos al héroe de su elección. Sin embargo, todo eso queda fuera del contexto de la realidad política de AMLO, el líder social.
Así, en esencia, los tres sabios saben que no se puede hablar de un AMLO como siendo producto genuino o sucedáneo de esos tres partidos políticos. En este caso, el análisis serio y consecuente obliga a detectar de inmediato una relación positiva, factual, en otro sentido, en el que ya señalamos: esos tres partidos habrán de sacar provecho del potencial electoral del liderazgo social de AMLO, y éste, a su vez, es pagado con el camino de la tramitología necesaria para seguir en la carrera hacia la presidencia de la república.
Al final – y esto debe pesar mucho en el ánimo de los saboteadores de AMLO -, como dije, la naturaleza ética de AMLO ha terminado por hacer reinar el imperio de la verdad, porque como lo decía el viejo Einstein: contra el imperio de la razón, no hay argucia o sofisma que valga. Y lo que es más, gracias al sabotaje de régimen y medios – sabotaje torpe como el de Fox -, AMLO ha terminado por alcanzar el pináculo de su personalidad política dejándose ver ahora como lo que es: un líder social auténtico, no un político formalista, de burocracia. Y así hemos logrado al fin la concreción cabal, completa, de un líder que nos ofrece un proyecto fundamentado en los legítimos sentimientos de la nación. 
Y si los tres sabios saben todo esto, supuesto el caso, como dije, que no son lentitos, si saben, digo, de la orfandad partidista de AMLO y del primado del liderazgo natural de este hombre por sobre todo partidismo, ¿a qué vienen esos sofismas para tratar de ligar a AMLO con una libre manifestación de un partido que no define la realidad esencial de este hombre como real y legítimo líder social?   
En el fondo, aquello de tratar de ligar a AMLO con la situación “condolencias del PT a Kim Jong”, habla solamente de sofismas maliciosos muy habituales en la falsimedia, que tratan de invertir la realidad y sacar las cosas de contexto, para lastimar a un líder social. Y de cierto que en el fondo último de los sofismas se descubre un dolor, un escozor con la realidad de un hombre ético. 
Antier fue Hitler, ayer Chávez, hoy los tres sabios sugieren que quizás Kim…Y mañana ¿quién?...¿Hyde?...Jejeje. Qué creativos son, en verdad.
La vía de la razón en este caso, la que se atiene a la realidad – la que ya reseñamos arriba -, es aquella que abordó Federico Arreola hace unos días en este tema en uno de sus artículos. Es cierto: podría meterse a polémica la postura del PT con respecto a Kim Jong – y digo polémica, tema no definitivo, en mi opinión -, pero no al líder social AMLO. Y la advertencia sobre estos asuntos también responde en su utilidad a lo mismo que señalaba Federico: son torpezas de un partido que abren la puerta a que los sabios se lancen sobre AMLO sin justificación alguna.   
La mecánica de los sofismas:
Como decía, los tres sabios hacen uso de ciertos sofismas para tratar de insertar en la mente del público una falsa relación de ideas entre el dictador Kim y AMLO, y hacerla pasar ahí como cierta a través del lenguaje sugestivo. Y ya le mostré arriba cómo es que estos sofismas pasan por alto la realidad para echar mano de las apariencias y enredar al interlocutor. Esta clase de sofismas es solamente una entre decenas que hay, y funcionan mejor cuando se las acompaña con el sofisma de la autoridad: que los sofismas sean expresados por alguna persona con voz en los medios. Pero déjeme ahora ponerle unos ejemplos para ver cómo operan estos sofismas. Advierto al lector que el nivel del lenguaje en los ejemplos está diseñado para el cabal entendimiento de todos, de sabios y de legos – como yo -:
- Fíjate que conseguí chamba en un congal – le dice una muchacha a la otra.
- Ah, mira, qué bien…¿Y a poco te gusta andar de puta? – le responde la otra muchacha.
No necesariamente la primera muchacha anda de puta. La muchacha bien puede haber conseguido trabajo de mesera, de intendencia o en cualquier otra cosa. La segunda muchacha es canija, mala leche, es todo. Va otro ejemplo:
- Fíjate que ya tengo trabajo de intelectual en los medios. Me dieron un programa de opinión en la caja loca. Básicamente tengo que hablar de política  – le dice un intelectual al otro.
- Vaya. No sabía que te gustaba el Chayote – le responde el otro intelectual. 
El tema no era el Chayote. Ahora bien, si bien es cierto que el Chayote es algo muy habitual entre los intelectuales que trabajan en los medios, eso no quiere decir que todo intelectual que trabaja en los medios sea chayotero. No hay ahí una relación necesaria. Así que valerse de este tipo de argumentaciones sofísticas, es actuar con mala leche. Otro ejemplo:
- Fíjate que acabo de escribir un libro – le dice un intelectual al otro.
- Oye guey, pero si yo no necesito papel sanitario…ya tengo – le responde el otro.
El tema no era el papel sanitario. Además, la cuestión de la calidad de un libro es discutible si nos atenemos a lo estético. Sin embargo, el segundo intelectual mete eso para moler al primer intelectual dándole a entender que sus libros solamente sirven para limpiarse el trasero – advierto que no es alusión a ciertos intelectuales mexicanos -; y esto, porque de suyo lo considera ranflo en eso de la pensadera y la escribidera. Va un último ejemplo:
- Fíjate que ya me convertí en intelectual, mano – le dice uno al otro. 
- ¡Ah, chinga! ¿Ya eres juglar?  – le responde el otro.
El que algunos intelectuales sean unos juglares audaces por aquello de que les gusta engañar al público con malabares verbales, no implica que todo intelectual sea juglar. Evidentemente, la respuesta del segundo es para moler al aspirante a intelectual, haciendo inferencias fuera de contexto y con mala leche. 
Así es como operan los sofismas de los tres sabios en el caso de AMLO. 
Un sabio que se muerde la lengua:
Dejaré en este momento a dos de los sabios, y me concentraré en el texto que Jesús Silva Herzog presentó en su blog, donde toma el asunto PT-Kim Jong para ironizar con destinatario claro: AMLO. Extraigo fragmentos de su texto para, a su vez, confrontar a Silva con su laxitud de paradigmas. Le anexo enlace al texto de Silva en su blog por si quiere leerlo. Se lo recomiendo, creo que es un discurso muy apasionado desde la óptica de la apologética de los paradigmas políticos del macartismo. 
http://blogjesussilvaherzogm.typepad.com/el_blog_de_jess_silva_her/2012/01/celebraci%C3%B3n-del-totalitarismo.html
Dice Silva: “¿Era posible que un partido político mexicano – el PT - elogiara a Kim Jong Il como un líder sabio y ejemplar que condujo a su país… al desarrollo?”
Respuesta a Silva: Con mucha frecuencia Silva no se cansa de elogiar al PRIAN, pese a ser la causa fundamental del fracaso nacional desde la perspectiva de cualquier análisis positivo, por más ranflo que éste sea. 
Dice Silva: “Hablar de Kim Kong Il como el estadista que condujo al desarrollo es como elogiar las contribuciones de Hitler a la convivencia en la diversidad.”
Repuesta a Silva: Elogiar al PRIAN, como hace Silva con frecuencia, es como elogiar el saldo histórico del PRIAN, donde destaca lo siguiente: más de 50 millones de pobres en México. Le aseguro a Silva que los más pobres de México son tan pobres como los más pobres de Corea del Norte. 
Dice Silva: “De todas las autocracias contemporáneas no hay ninguna política tan grotesca, tan abominable, tan contraria a los derechos elementales, tan perniciosa para su población como el totalitarismo norcoreano que los petistas elogian”.
Respuesta a Silva: De todas las épocas en México, no hay ninguna tan grotesca, tan abominable, tan contraria a los derechos elementales, tan perniciosa para su población, como la del neoliberalismo prianista que Silva Herzog suele elogiar.  
Dice Silva: “El PT elogia la política económica – norcoreana - que produjo una de las hambrunas más devastadoras de la historia reciente del planeta”.
Respuesta a Silva: Silva suele elogiar a la política económica prianista que también ha producido hambre endémica entre millones y millones de mexicanos, así como una ola de millones de mexicanos desempleados y miserables que tienen que migrar ilegalmente a los EUA para alquilarse casi en calidad de esclavos. Y tómese en cuenta que el hambre es el hambre, así se muera o no se muera a causa de ella.
Dice Silva: “Ese régimen que elogia el PT: una dictadura dinástica en el que los gobernantes son tratados como dioses, donde la disidencia es un crimen, donde la única diversidad política proviene de los estados de ánimo del amado tirano”. 
Respuesta a Silva: Silva suele elogiar a un prianismo que cuenta en su haber con miles de crímenes, actos de represión, gobiernos espurios o con dudosa legitimidad, y donde la diversidad política ha sido sofocada por los Robber Barons y su televisión.
Dice Silva: “Millones podían morir de hambre – en Corea del Norte - a su lado – al lado del dictador - pero nunca faltó buen cognac para el bienamado Sol del Socialismo”.
Respuesta a Silva: En México han muerto millones de gentes por causas que están relacionadas directa o indirectamente a nuestro sistema económico del derroche; un sistema que está puesto al servicio de unos cuantos privilegiados y sus lujos, y cuyos residuos están constituidos por millones de pobres. Pero Silva suele elogiar a ese sistema del derroche tal cual si se tratara del Edén mismo. 
Estos juicios laxos son muy chistosos y muy útiles en el enredo. Mire usted cómo funcionan:
Frente al problema del hambre, se afirma que Kim Jong fue malo porque generó hambre en su país. Pero si el neoliberalismo ha generado hambre entre millones de mexicanos…bueno…pos…pos…pos ni modo, ahí si está bien el hambre, porque son costos colaterales del mercado; mercado que da felicidad a otros con eso de acercarles televisiones y celulares por montones. 
Pero con estos trucos también podemos justificar a Kim Jong. Podemos decir que éste fue un gobernante porque hizo felices a otro tanto de norcoreanos que sí quieren socialismo, y también a cientos de millones de chinos que duermen tranquilos gracias a él. ¿Y la represión y el hambre? Bueno…pos…pos…pos ni modo, fueron costos colaterales de Kim Jong y su buen gobierno. 
Respecto al problema del derroche económico también se puede decir lo que dice Silva, que Kim Jong estaba muy mal porque tomaba buen cognac mientras parte de su pueblo sufría hambre. Pero si Peña Nieto tuvo una boda de millones de pesos frente a 50 millones de miserables…eh…bueno…pos…pos…no, pos ahí sí está bien la cosa, porque así es el mercado. ¿Y sobre los sueldos millonarios de la alta burocracia de ineptos por dedicarse a rascarse las nalgas, mientras millones de mexicanos miserables se tienen que brincar el charco para alquilarse como esclavos?...Bueno…pos ahí también está bien el derroche, porque así es el mercado…sí, eso…así es el mercado: unos pierden y otros ganan.
¿Ve? Con este tipo de trucos verbales se justifica o se condena a placer todo lo que a usted se le ocurra. 
Repito que no pretendo defender al régimen de Corea del Norte. Este asunto tiene demasiadas aristas puntillosas. Kim Jong y su régimen no es todo el problema completo. En este asunto hay muchos pecados dispersos, desde la gran casa del pueblo en China y el Kremlin en Rusia, hasta la Casa Blanca en Washington. Además de Kim, hay muchos de occidente y oriente que tienen que rendir cuentas en el tribunal de la razón. El asunto no es tan simple como pretende enfocarlo Silva, desde la óptica árida del dogma para el debate y la confrontación – de eso ya está hasta el chongo Corea del Norte -, sino de análisis serio, reflexión y consecuencia con la razón y los hechos. Y tampoco deseo posicionarme en el asunto del PT, porque ese partido realmente carece de importancia para mis efectos. 
Lo único que he tratado de establecer en este caso es la extraña y curiosa posición de los tres sabios, y especialmente la de Jesús Silva Herzog, a la hora de juzgar las cosas en este punto y con la mira puesta en un líder social que no tiene boleto en este asunto. Y como ya puede ver el lector, la argumentación de Silva es una suerte de casuística laxa, a modo, que juzga las cosas a conveniencia, según utilidad dogmática, y que de pasada pretende llevarse de encuentro a alguien que no tiene vela en el entierro: AMLO. 
En otras palabras, Silva Herzog usa un paradigma ético que no aplica con igual rigor a los casos concretos, o en unos casos sí y en otros no. Es así que se tira a fondo contra Corea del Norte, por obvias razones coyunturales – no creo en verdad que le interese el futuro de las gentes de por allá tanto como levantar dudas sobre AMLO -, pero en el caso del PRIAN, a quien tanto apoya, se le olvidan los pecados de éste como por arte de magia y deja de aplicar su paradigma ético. 
Esos procedimientos casuísticos ya no jalan, son muy viejos, huelen a polilla. Con decirle al lector que los usaban los curitas medievales a la hora de administrar la Verdad revelada a través de condenaciones y absoluciones según el caso y de acuerdo al tamaño del sapo en la fila del confesionario.
Pero bueno. ¡Alabado sea el Señor!...Y podéis ir en paz, que la misa ha terminado.

Buen día. 

Comentarios